Juán José González Méndez Director Gerente de ELT

“Nuestra orientación es cada día más a proyecto y solución completa, ELT está presente en toda la cadena de valor en las diferentes soluciones que ofrecemos”

Entrevistamos a Juán José González, Director Gerente de ELT, para profundizar en la perspectiva de la compañía sobre el mercado “Made in Spain” de componentes de iluminación.

¿En su opinión y en general, cuál es la calidad de la fabricación de componentes de iluminación “Made in Spain” en nuestro país? ¿Es una industria fuerte y competitiva?

La calidad de la fabricación de componentes de iluminación es, en general, alta, a pesar de que este sector ha sufrido una importante transformación con el paso de las tecnologías tradicionales basadas en soluciones magnéticas a soluciones electrónicas basadas en LED. Este cambio de tecnología ha reducido el número de fabricantes, que han tenido que reinventarse y modificar completamente sus procesos y sistemas, pero los que han completado su transformación lo han hecho manteniendo la competitividad y la calidad.

¿Qué hace falta para hacer una industria manufacturera española fuerte y competitiva?

La consolidación del tejido industrial no ha sido precisamente una de las prioridades de nuestra estrategia de país en los últimos tiempos, centrada más en una vertiginosa terciarización. El sector de los componentes de iluminación, de la fabricación electrónica en general, no es diferente al resto de sectores industriales. Cuestiones tan básicas como el precio de la energía o las oportunidades de financiación siguen sin ser resueltas de manera satisfactoria, y conviven con conceptos como la digitalización y la industria 4.0, que sí está aplicando la industria. Hace falta lo básico, el resto ya está en marcha.

¿Es rentable fabricar soluciones de iluminación en España con una industria manufacturera asiática con gran penetración en el mercado?

La estrategia de penetración de la industria manufacturera asiática está basada exclusivamente en el bajo coste, cuyo reverso es siempre la baja calidad de los productos e instalaciones de iluminación y la falta de las correspondientes certificaciones y cumplimiento de normativa. Ya no es una cuestión de que el tiempo de vida del producto sea sensiblemente inferior, el verdadero problema es el riesgo elevado para la salud y las personas que conlleva este tipo de producto. Es, por supuesto, rentable fabricar soluciones de iluminación en España, con los estándares de calidad adecuados, siempre y cuando se desarrolle un diseño cuidadoso y eficiente de los procesos productivos y se estudie una correcta puesta en el mercado de los productos resultantes. Si se plantean adecuadamente estos dos parámetros y se tiene en cuenta lo expuesto, el argumento del precio se desvanece.

¿Se paga la calidad? ¿Estamos en un mercado que paga la calidad o en un mercado de guerra de precios?

El mercado es amplio, y tiene espacio para la calidad y también para la guerra de precios. Es decisión estratégica de cada empresa dónde posicionar sus productos y soluciones. ELT apuesta por la calidad y el desarrollo a medida, orientando sus soluciones a elaborar un proyecto de iluminación con un elevado nivel de servicio. Competir en el mercado de la calidad significa mantener el máximo nivel tecnológico en todos los procesos de la compañía, desde el desarrollo de producto hasta la actividad comercial. Además de ser eficientes, debemos generar valor. Y es ese valor el que el mercado acepta y paga.

En resumen, ¿cuales son las tres palabras que definen su made in spain?

Valor, calidad, servicio.

“Podemos estar orgullosos de haber puesto en valor la industria “Made in Spain” mediante el reconocimiento y la valoración de nuestra marca”

¿Cuál es la inversión de su compañia en I+D?

En ELT apostamos fuerte por el I+D+i dedicándole importantes recursos. Dedicamos recursos a la generación de soluciones y servicios mediante, por un lado, la convergencia del LED como tecnología de iluminación y, por otro, los sistemas de conectividad y procesado de datos para su gestión y control. Todo ello sin olvidar nuestro objetivo preferente, que es mantener nuestra línea de innovación en fuentes de luz y equipos auxiliares, con la eficiencia y la calidad de la iluminación requerida en todos sus ámbitos de aplicación. También dedicamos una parte de nuestros recursos de I+D+i a la generación de herramientas de caracterización, simulación y validación que permitan acortar nuestros tiempos de desarrollo y responder con agilidad y flexibilidad a las necesidades específicas de nuestros clientes. Si además entendemos la innovación como disponer de recursos productivos competitivos, es interesante considerar que ELT ha invertido más de 10 millones de euros en la planta productiva de Zaragoza en los últimos 5 años.

Las inversiones en planta para 2017 han estado dedicadas a la optimización y gestión avanzada de nuestras líneas de producción. Del mismo modo, se ha dedicado un porcentaje importante de la inversión a la adquisición y conservación de talento tecnológico y herramientas avanzadas de desarrollo y test de producto. En resumen, hemos invertido en innovación y calidad.

¿Cuál es la aceptación de soluciones de iluminación “Made in Spain” fuera de nuestras fronteras? ¿Tiene nuestra industria una gran reputación?

La tiene. De hecho en el sector de los componentes para la iluminación hay mercados en diferentes lugares del mundo que exigen que nuestros productos estén marcados físicamente con la leyenda “Made in Spain”. En ELT podemos estar orgullosos de haber puesto en valor la industria “Made in Spain” mediante el reconocimiento y la valoración de nuestra marca. Porque no olvidemos que este reconocimiento lo construye la reputación de las diferentes marcas españolas presentes con éxito en el mercado internacional.

¿Cuáles son los estándares de calidad y prestaciones de sus componentes de iluminación que hacen de su empresa merecedora del podio de la denominación “Made in Spain” más valorada?

En ELT trabajamos con el concepto de calidad total. Es la piedra angular de todo el proceso de desarrollo de producto, desde la generación de especificaciones técnicas a los procesos de pruebas y test, internos y externos, a diferentes niveles y en diferentes fases del proceso, que culminan con las diferentes certificaciones oficiales para cada país y cada mercado. Es también la base de nuestro proceso productivo, regido por principios Six Sigma y cero defectos. Y la calidad es, por supuesto, el principio básico de la atención comercial y la asistencia postventa a nuestros clientes.