Guillermo Redrado Vicepresidente de Operaciones de ATP

“La voluntad de mejorar constantemente y ofrecer soluciones sólidas donde otros fracasaban se ha convertido en una cultura de empresa para ATP”

¿En su opinión y en general, cuál es la calidad de la fabricación de luminarias “Made in Spain” en nuestro país? ¿Es una industria fuerte, competitiva?

Las luminarias que están fabricadas en España suelen tener una alta calidad, basada principalmente en diseños adecuados y muy estudiados, procesos productivos controlados con rigor, una amplia experiencia y mano de obra cualificada. Además, las pocas marcas que aún fabricamos en España tratamos de cuidar un nombre que nos ha costado mucho conseguir.

¿Qué se necesita para potenciar la industria manufacturera española y hacerla más competitiva?

Varias cosas; por citar alguna, hacer que en los pliegos técnicos se valore la calidad y los resultados lumínicos por encima del precio, cosa que por desgracia sucede muy pocas veces. Sería positivo para el sector establecer por ley unas exigencias técnicas y de responsabilidad mínimas que deban ser cumplidas por todos los oferentes de luminarias en el país.

La libertad del mercado hace tiempo que se convirtió en libertinaje y es muy común encontrarse luminarias con muy poca o ninguna calidad a precios de derribo, cuyos proveedores, una vez las instalan, se lavan las manos o incluso desaparecen. Eso perjudica tanto a las empresas que invierten en fabricar productos con garantías, como es el caso de la mayoría que manufacturan en España, como al ciudadano, que padece los inconvenientes de un alumbrado público sin las prestaciones más elementales y muy poco fiable.

¿Es rentable fabricar soluciones de iluminación en España, con una industria manufacturera asiática con gran penetración en el mercado?

No, en absoluto. Nosotros tenemos que apoyarnos en lo que vendemos fuera de las fronteras de nuestro país y eso, aunque parezca demostrar un carácter idealista en esta vorágine en que nos encontramos, nos entristece, más aún si tenemos en cuenta que somos los únicos fabricantes de alumbrado exterior que producimos el cien por cien de nuestro catálogo en España, que nuestro capital es cien por cien español y que dependemos en su mayoría de proveedores españoles. Es nuestra política y no queremos cambiarla, tenemos la esperanza de que pronto el “Made in Spain” obtenga aquí el valor que ya tiene para nosotros. No es un negocio: es una forma de ver la industria y presentarse en ella.

¿Se paga la calidad? ¿Estamos en un mercado que paga la calidad o es un mercado de “guerra de precios”?

Salvo en contadas excepciones es un mercado de guerra de precios. Lo que no debería pasarse por alto es que aquellas ciudades que han optado por la calidad han conseguido los mejores proyectos, con los mejores resultados y con una garantía de primera clase; estos tres puntos respaldan sus decisiones y el tiempo les dará la razón. No nos olvidemos de que nadie vende duros a cuatro pesetas

¿En resumen, cuáles son las tres palabras que mejor definen su “Made in Spain”?

Calidad, servicio y garantía

¿Cuál es la inversión de su compañia en I+D+i?

Cada año reinvertimos en I+D+i la mayoría de los beneficios que obtenemos. Es algo que llevamos haciendo desde el principio. Hace ahora casi 50 años, cuando ATP llegó a este sector, hubo que hacerse un sitio luchando con empresas que llevaban décadas presentes. Para eso era necesario ofrecer algo distinto. Nosotros decidimos diferenciarnos en materiales de fabricación, innovación tecnológica, servicio, calidad y garantía. Sustentar todo esto requería invertir mucho cada año, pero los buenos resultados demostraban que dichas inversiones eran necesarias para crecer y liderar la industria tanto en el ámbito técnico como en el logístico. Esta práctica, la voluntad de mejorar constantemente y ofrecer soluciones sólidas donde otros fracasaban, se convirtió poco a poco en una cultura de empresa. Una cultura que nos acompaña hoy en día y que nos ha permitido resolver, mediante el desarrollo de polímeros técnicos de ingeniería exclusivos, los grandes problemas tradicionales de la iluminación exterior: la corrosión, el vandalismo y la electrocución.

Asimismo, este intenso esfuerzo constante en I+D+i nos ha colocado a la vanguardia en alumbrado público LED de alto rendimiento a través de la creación e implantación de dos avances revolucionarios en la industria, el Disipador Laminar® y el Difusor Confort®. Estas innovaciones han dado respuesta a las dos desventajas básicas de la tecnología de diodos: el sobrecalentamiento de los módulos y el deslumbramiento del peatón, respectivamente. Combinando ambas, hemos concebido la luminaria Aire®; un punto de luz pensado ad hoc para el LED, que reúne una magnífica funcionalidad y una atractiva apariencia de corte elegante y futurista. Gracias a dichos méritos esta luminaria ha ganado hace poco el premio German Design Award 2018 en la categoría de alumbrado, un alto honor en el campo del diseño de productos.

Este año también nos hemos destacado en I+D+i con el lanzamiento del KitLED®, nuestro kit de actualización LED universal, que permite sustituir cualquier fuente de luz de descarga, de cualquier fabricante, por la tecnología LED exclusiva de ATP con Disipador Laminar® y Difusor Confort®, la más avanzada del mercado. Todo en este nuevo producto ha sido pensado para que su instalación sea rápida, sencilla y segura.

¿Cuál es la aceptación de soluciones de iluminación “Made in Spain” fuera de nuestras fronteras? ¿Tiene la industria “Made in Spain” una gran reputación?

El “Made in Spain” está mucho más valorado fuera que dentro de nuestro país; más allá de nuestras fronteras goza de una reputación sólida. Creo además que, tristemente, esto es un lastre que arrastramos de manera cultural; pasa con nuestros estudiantes, con nuestros investigadores y con nuestros profesionales, ya que en ocasiones parece que se reconocen más sus méritos en el extranjero que en España. En lo que respecta a nuestro sector, nosotros estamos muy contentos y agradecidos por cómo nos valoran fuera, y es nuestro deseo que un día tengamos las mismas oportunidades aquí.

¿Cuáles son los estándares de calidad y prestaciones de sus luminarias que hacen de su empresa merecedora del podio en la denominación “Made in Spain” más valorada?

Quien ha trabajado con nosotros a lo largo de este medio siglo los conoce bien, pues nosotros hemos ido siempre más allá de las máximas exigencias técnicas. Fabricamos un producto cien por cien inmune a la corrosión, mucho más que antivandálico, totalmente antielectrocución, IP66 en toda la envolvente de la luminaria y la columna, sin mantenimiento, reciclable y con 10 años de garantía (llevamos dando esta cobertura desde que empezamos). Además, nos hemos puesto en cabeza en alumbrado público LED: ofrecemos puntos de luz de alto rendimiento adaptados a cualquier potencia disponible en el mercado, con un grado de disipación nunca visto que alarga ostensiblemente la vida útil de los módulos, y con difusores especiales que mitigan el deslumbramiento del peatón.

Estas características únicas permiten a nuestros conjuntos funcionar de manera eficaz en entornos con condiciones extremas, donde otros puntos de luz se deterioran y fallan rápidamente. La inmunidad a la corrosión los hace ideales para zonas costeras, como paseos marítimos o puertos comerciales y deportivos, en los que el salitre es un problema importante. Su resistencia a los elementos también los convierte en la mejor opción para climas severos que estropean el alumbrado convencional en muy poco tiempo, como el tropical, o para ambientes industriales con alta concentración de gases agresivos. En cualquiera de los ámbitos mencionados, nuestro producto supone un enorme ahorro de tiempo y dinero, ya que no necesita mantenimiento y conserva sus cualidades a lo largo de los años.

También somos especialistas en hoteles, parques de atracciones y acuáticos y piscinas públicas, espacios todos ellos que requieren una seguridad eléctrica total. Algunos proyectos de éxito en estas localizaciones tan desafiantes incluyen el paseo marítimo de Playamar y el parque de atracciones Tivoli World, ambos en la Costa del Sol, donde los conjuntos ATP llevan una década funcionando sin que se haya producido ningún accidente eléctrico. Otro ejemplo son las piscinas de Aranzadi, en Pamplona, en las que agua y alumbrado ATP conviven desde hace casi 20 años.

Todo esto nos define, pero si por algo podemos decir orgullosos que somos “Made in Spain” es porque, como he comentado, somos los únicos fabricantes de alumbrado exterior que manufacturamos el cien por cien de nuestro catálogo en España, nuestro capital es cien por cien español y dependemos mayoritariamente de proveedores españoles.