El futuro del SCRAP en la era de la Economía Circular

La Unión Europea y consecuentemente nuestro país, se encuentra inmerso en el trabajo para determinar y dar forma al denominado paquete de Economía Circular. Este nuevo modelo garantizará la preservación del medioambiente y sus recursos y servirá de gran motor de desarrollo para todo tipo de economías, especialmente las emergentes a medio y largo plazo.

El papel de los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAPs)

La gestión de los residuos es una de las actividades encuadradas dentro de este nuevo modelo establecido y es el propio Paquete de Medidas Legislativas de Economía Circular el que consolida la figura de los SCRAPs como un instrumento clave y eficiente en el cumplimiento de los objetivos de recogida y reciclado de los residuos. Por tanto, podemos afirmar que los SCRAPs forman una parte esencial para la Economía Circular y son precursores de esta ya desde el inicio de su actividad, en el caso de los RAEEs, desde el año 2005.

Los SCRAPs  se enfrentan ahora al reto de la “circularización” de la Responsabilidad Ampliada del Productor, con la que se pretende que los materiales vuelvan a los procesos productivos sin depender de terceras potencias. Es aquí donde el papel del SCRAP es fundamental, no únicamente recogiendo y reciclando el residuo sino también en las fases previas de la generación del residuo, colaborando con el productor en la elaboración de planes de prevención de generación de residuos; en la recuperación de materiales valiosos de los procesos de tratamientos o estudiando fórmulas para reutilizar los RAEEs, que en el caso de AMBILAMP, sólo afectarían a la reutilización de las luminarias ya que las lámparas no están afectadas por ese objetivo en el Real Decreto.

Por tanto, los SCRAPS deben ir de la mano del productor para ayudarles en los cambios que se están implantando en el nuevo modelo productivo.

AMBILAMP, SCRAP líder en el reciclaje de residuos de la iluminación en España, se está adaptando y evolucionando para asumir los nuevos retos derivados de la implantación del paquete de Economía Circular.

Desde su constitución, AMBILAMP ha estado inmerso en la economía circular. Desde el primer momento ha ayudado a los productores de iluminación en el cumplimiento de sus obligaciones en la gestión de sus residuos, ha escuchado sus necesidades y le ha dado soporte no solo en la responsabilidad sobre el residuo generado sino también en las medidas de prevención necesarias para minimizar su generación.

AMBILAMP ha implantado hoy en día más de 35.000 puntos de recogida por todo el territorio español obteniendo en 2017, unos resultados de recogidas de 2.649 toneladas de lámparas y 1.779 toneladas de luminarias, cumpliendo así con los objetivos de recogida y reciclaje provenientes del Real Decreto y colaborando con la Economía Circular desde su fundación en 2005.

La Asociación lleva casi 22.000 toneladas de residuo de lámparas recogidas, lo que supone más de 160.000.000 de unidades de lámparas de las que se extraen fracciones o diferentes materiales que se incorporan a otros procesos productivos que derivan en este nuevo modelo de economía, que siempre hemos tenido presente, aunque ahora nos enfrentemos a nuevos retos.

Los nuevos retos en el reciclaje de la iluminación tras el nuevo modelo de Economía Circular.

Uno de los principales retos derivados del nuevo paquete de la Economía Circular es el de la reutilización, es decir, además de reciclar el residuo y fraccionar sus componentes, ahora se contempla la necesidad de que aparatos enteros deban de ser reutilizados y esto en el caso de AMBILAMP afecta a las luminarias. Pero existe una barrera en este punto, ya que las luminarias que se recogen son de tecnología antigua y esto nos obliga a su transformación a tecnología LED que, si bien es más eficiente energéticamente, encarece el proceso. Por tanto, nos encontramos ahora mismo en un momento de valoración técnica y económica de este proceso de reutilización.

En cuanto a la recogida del residuo de lámparas LEDs, no afectará a corto plazo ya que se estima que en cinco años un 70% de las recogidas serán de lámparas de descarga. No obstante, una de las máximas de a Economía Circular es la reducción de la generación de residuos que debido al aumento de vida útil de estos productos sí se llegará a producir a largo plazo.

Asimismo, AMBILAMP es uno de los 19 miembros que conforman EUCOLIGHT, asociación europea de organizaciones de reciclaje y recogida de residuos de lámparas y luminarias, que trabaja en el desarrollo legislativo de este paquete de medidas, lo que supone para AMBILAMP un conocimiento de primera mano, específicamente en los requisitos que debe de tener un SCRAP en materia de transparencia, servicio universal (servicio de recogida en todo el territorio), cumplimiento de objetivos que marque la legislación y toda la normativa que afecte a este sector. De esta forma, se está trabajando para conseguir que la economía circular sea una realidad dentro del ámbito de la iluminación.

Autor: AMBILAMP

Fuente de imagen: Ambilamp

 

Este artículo aparece en el nº5 de SMLmagazine dedicado al futuro de la cadena de valor del sector de la iluminación.